viernes, 16 de octubre de 2015

Pan de garbanzo y sarraceno para el Día Mundial del Pan


Hoy 16 de octubre es el Día Mundial del Pan. Hace unos días que ando un poco mal de tiempo y creía que no iba a poder ninguna receta para hoy porque precisamente para hacer pan tiempo... no hay que ir justo. Pero mira, encontré una receta con bastante poco tiempo de levado y que no da demasiado trabajo, además de que no utilizaba ningún mix comercial así que tiré de arsenal de harinas y aquí está! La miga se queda bastante compacta pero esponjosa por lo que no son de los que se quedan atravesados y además sin tostar está realmente bueno por lo que también es un punto muy positivo.

Ingredientes:
  • 125 gramos de harina de garbanzo
  • 100 gramos de harina de arroz
  • 50 gramos de harina de trigo sarraceno
  • 125 gramos de fécula de mandioca dulce
  • 125 gramos de fécula de patata
  • 12 gramos de sal 
  • 20 gramos de azúcar
  • 10 gramos de xantana
  • 2 sobres de levadura seca de panadero (11 gramos)
  • 3 huevos
  • 430 milílitros de agua mineral
  • 30 milílitros de aceite de oliva
  • 5 milílitros de vinagre de sidra

Preparación:

Lo primero de todo decir que la masa la hice en la amasadora porque no se queda demasiado compacta y con las manos sería algo complicado. Hecha esta apreciación, poner el agua junto con el aceite, los huevos y el vinagre en la amasadora y mezclarlo bien.

Aparte en un bol, echar las 3 harinas junto con la féculas, la sal, el azúcar, la xantana y la levadura y mezclar bien hasta que se quede un aspecto homogéneo.

Echamos los ingredientes secos en los líquidos y los amasamos a velocidad suave unos tres minutos o hasta que veamos una masa totalmente uniforme (insisto, no queda compacta para nada).

Pasamos la masa a un molde rectangular engrasado de unos 24 ó 26 centímetros (yo usé uno de 25 que tengo de Lekué) y con las manos mojadas alisamos la superficie. Tapamos con un trapo seco y dejamos que leve unos 30-40 minutos a temperatura ambiente o hasta que veamos que ha doblado más o menos su volumen.

Horneamos en horno precalentado a 180 grados unos 35 minutos y cuando lo saquemos del horno lo intentamos desmoldar lo antes posible para evitar que se humedezca, poniéndolo sobre una rejilla para que se termine de enfriar.

2 comentarios:

  1. Yo contentísimo estoy!!! hacía días que no hacía pan y la verdad que lo tengo como asignatura muuy mejorable...

    ResponderEliminar