martes, 17 de enero de 2017

Bizcocho de leche condensada


Este fin de semana tuve el reto de hacer un postre sin huevo. Sin gluten ya me voy defendiendo con resultados bastante aceptables pero sin huevo... todo un mundo y las veces que he probado ha sido un auténtico desastre. Me decanté por un producto específico como es el "No egg" de Orgran y me lancé a la aventura sin saber si habría que respectar los tiempos de horneado o si habría que subir la hidratación. Al final, todo salió a pedir de boca! si no tenéis la particularidad de no poder utilizar huevo, para esta receta serán necesarios 4 huevos en lugar del agua y el "No egg".

Ingredientes:
  • 24 gramos de "No egg" de Orgran
  • 120 milílitros de agua
  • 370 gramos de leche condensada (una lata pequeña)
  • 50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 40 gramos de harina de arroz
  • 40 gramos de harina de trigo sarraceno
  • 40 gramos de almidón de trigo sin gluten (o de maíz)
  • 16 gramos de levadura química (un sobre de Royal)
  • 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo
  • 1 taza de gotas de chocolate
  • 200 gramos de chocolate 70%
  • 120 milílitros de nata para montar
  • 35 gramos de miel

Preparación:

Primero vamos a preparar el "huevo" y para ello ponemos el agua y el "No egg" en un vaso alto y lo batimos bien con unas varillas eléctricas hasta que no quede ningún grumo y haya espumado. Después ponemos la leche condensada en un bol y vamos añadiendo poco a poco el sustituto del huevo, batiendo muy bien con las varillas para que quede todo integrado. Si vais a utilizar huevo normal, hay que ir añadiendo uno a uno mezclando bien antes de incorporar el siguiente. Cuando esté la mezcla bien homogénea, añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y batimos otra vez.

A la mezcla anterior, añadimos las harinas junto con la levadura tamizadas e integramos bien todo. Para finalizar, añadimos la cucharada sopera de cacao en polvo y las gotas de chocolate. Un truco que utilizo para que las gotas no se vayan al fondo por su propio peso es ponerlas antes en una bolsa junto con una cucharadita de almidón de trigo o maíz y agitar bien para que queden impregnadas.

Cuando lo tengamos, volcamos la masa en un molde redondo desmontable (con estas cantidades, un molde de 22 centímetros de diámetro será suficiente) que habremos previamente engrasado con un poco de mantequilla y lo llevamos al horno precalentado a 180 grados durante unos 35 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo salga limpio.

Para finalizar, solo nos falta realizar una ganaché para cubrirlo. Picamos primero el chocolate 70% y lo ponemos en un cuenco. Seguidamente ponemos la nata y la miel en un cazo y lo llevamos a ebullición y justo cuando rompa a hervir lo volcamos sobre el chocolate picado, moviendo rápidamente con unas varillas hasta que quede una crema lisa. Ya solo nos queda bañar el bizcocho sobre una rejilla para poder recoger el exceso que vaya cayendo por los lados. Como podéis ver en la foto, el exceso lo metí en una manga pastelera y lo aproveché para la propia decoración, además de unas virutas de chocolate blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario